Archivo de la etiqueta: escritoras

Alma Karla Sandoval

Alma Karla Sandoval (Jojutla, México, 1975)
Poeta, narradora, periodista y profesora egresada de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y de la Escuela de Escritores de la SOGEM. Especialista en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera por la Universidad Complutense de Madrid y Magister cum laude en Literatura Latinoamericana por la Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia. Máster Ética y Construcción Social por la Universidad de Deusto, Bilbao, así como en Periodismo Político en su alma máter. Es Doctoranda por el CIDHEM en Literatura. Actualmente labora como Profesora de Cátedra del Instituto Tecnológico de Monterrey. Obtuvo las becas del FOECA y del FONCA. En 2010 fue galardonada con la Beca para Creadores e Intérpretes con trayectoria del PECDA. Primer lugar del Concurso de “Géneros Periodísticos Carlos Septién García” en ensayo. Premio Nacional de Periodismo AMMPE 2011, en crónica, y dos veces ganadora del Premio Nacional en Creación Literaria del ITESM en el rubro de poesía. Obtuvo el Primer lugar en los Juegos Florales de Cuernavaca 2012 en Cuento y Novela corta. Ha publicado los poemarios: Corredor de las antorchas (2000) Universidad del Estado de México; Todo es edad (2003) Universidad del Estado de Morelos; Estacionamiento de avestruces (2006) Editorial Domingo Atrasado, Bogotá, Colombia; La misma escarcha (2009), Editorial Pasto Verde de Orizaba, Veracruz; Para un árbol amarillo (2010), Ed. Eternos Malabares, FONCA y CONACULTA; Cementerio de pequeñas cosas (2011) Ediciones Zetina, Cuernavaca, Morelos; Hipnosis (2011) Editorial Tintanueva, Distrito Federal.

cosa

Publicaciones en Lengua de Diablo:

PortadaK

cosa

UN POEMA NO ES UN LISTÓN

aksUn poema no es una cinta,
ni un cable de luz,
ni una cola de rata
con que amarrar el viento.
Hay palabras que nacieron para putas.
Otras, nidos glaucos.
Un poema, a lo sumo,
le sirve a la piel
en la oscuridad que nos reúne.
A nadie lo olvidan
con mayor rapidez o lentitud
por escribir dos versos.
Más allá de la metáfora hay algo tangible,
pesa: un diploma, un anillo, una cuna.
Y sin embargo todo eso es frágil,
quizá más que un poema a la deriva
cuyo único mérito fue salvar el instante,
decir que los perros que ladraban eran negros,
que tú llegas a este cuarto en una hora.
Un poema es un raspón.
Día de invierno.
Flecha letal.
La recojo, la hundo en mí.
No quiero mostrártela.

Alma Karla Sandoval, La dueña de la isla, Lengua de Diablo, 2012.

Lucero García

Poeta, narradora, traductora, gestora cultural y correctora de estilo. Actualmente es codirectora y fundadora del proyecto editorial Ediciones y Punto. Escribe poesía desde hace diez años. Ha publicado cinco libros: ¿Por qué las aves pueden volar?, Mírate en mis ojos (Editorial Luna Roja, 2005 y 2007), Nueve estancias de mí misma (Ediciones Simiente, 2011), en medio queda el agua (Lengua de Diablo, 2012) y Facta est lux (Sediento Ediciones, 2014). Ha participado en diferentes antologías de poesía y narrativa a nivel nacional. Su proyecto de iniciación artística y activación creativa para niños y jóvenes, Personae, resultó ganador del apoyo 2011 del Instituto Nacional de Bellas Artes y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Blog personal

Publicaciones en Lengua de Diablo:

Autora:

PortadaEnmedioWeb
Participante en antologías:

PortadaCamaleon

 

cuarta_n

Un lengüetazo de diablo a sus textos:

SE NOS QUEBRÓ EL CONTENEDOR DEL TIEMPO

Un impacto certero contra el cristal del reloj: una bala.
Se escapó por una grieta, ese continuo de alas que nos llevan.
(Los pájaros resquebrajan el silencio
y las almas se resbalan por el borde de la tarde.)
Seguiremos liberando segundos, pintándoles valles y ciudades
frescas;
construiremos nuevos cauces para el vuelo –volaremos–.
Nuestras armas son imbatibles: el lienzo vacío, la página en blanco:
la espiral interminable de puertas abiertas en el laberinto.

1964901_613603692051331_1581228477_nDE LAS VIDAS PASADAS

La Alhambra, después de setecientos veinticuatro años, siete meses,
cuatro días y dos horas, me vio pasar de nuevo por el pasillo que
llevaba hacia el jardín.
Qué diferentes se ven las cosas con iluminación artificial.

Lucero García Flores, En medio queda el agua, Lengua de Diablo, 2012.