Tierra enferma, de Gustavo de Paredes

Con Tierra enferma, su primera novela, Gustavo De Paredes hace un escalofriante recorrido a través de los ojos y pensamientos de un asesino en serie. Armado de su elegante prosa, De Paredes nos lleva de la mano con la intención de meternos a un cuarto de hotel (quiero decir, a través de los ojos del personaje de la novela) para presenciar un asesinato en vivo y a todo color; es, sin duda, una aventura no apta para quienes eviten enfrentarse a una literatura oscura y exacta que aterra por su implacable realidad.tierra

En Tierra enferma podemos encontrar símiles con el trabajo de Bret Easton Ellis (Menos que cero, Psicópata americano) o el multifacético John Connolly (Todo lo que muere, saga de Charlie Parker); ambos escritores norteamericanos que han cosechado grandes éxitos en los géneros de la novela negra, de suspenso y policiaca.

Tierra enferma sirve a Gustavo De Paredes para incursionar en terrenos imaginativos como pocos lo han hecho y, al mismo tiempo, tiene que ver con su capacidad como escritor para vestirse con la piel de la locura y describirnos a detalle todo lo que encuentra a su camino.

Es, en definitiva, una obra paradigmática que debe ser tratada con cuidado; uno puede ser cualquiera de los personajes anidado en sus más íntimos deseos. La fina escritura del autor atrapará a los lectores en la mejor de sus trampas: saber contar una historia de la que no es posible despegar los ojos. En este sentido, advierte tardíamente el lector que el miedo puede ser tan real como escuchar una voz que se escapa de entre la tinta y el papel, y con atrevimiento le dice al oído: “Lo único que traigo es un poco de plomo, ¿lo quieres?”.

-Efraím Blanco